Cuéntanos como deseas participar en la Revista Acine

Como su nombre lo indica, esta precuela inicia de una forma sutil, casi inocente en el seno de una familia sencilla, en un pequeño pueblo norteamericano. El padre (Anthony LaPaglia) se dedica a la fabricación de juguetes y, en concreto, de muñecas -evidentemente él diseñó y construyó a Annabelle-. Junto con su esposa (Miranda Otto) tienen una bella y amorosa hija (Samara Lee). Pero una absurda y dolorosa tragedia se ciñe sobre ellos.

A partir de tan lamentable hecho todo cambiará y de qué forma. Pero atención, es allí mismo cuando la cinta salta 12 años y nos encontramos con un decorado distinto que será el que nos acompañe hasta casi el final de la misma.

Un grupo de seis niñas huérfanas acompañadas por una joven monja llegan a la casa donde vive el matrimonio que vimos al inicio de la película y que ahora cumple función de orfanato.

Es en este instante donde las cosas se van a poner feas paulatinamente. Nótese que en la primera hora de esta cinta el miedo es muy sutil: ruidos, sombras que pasan, puertas y ventanas que se abren solas y demás, nos van trasportando a encontrar las respuestas a tantos enigmas todos relacionados a la historia que oculta la casa, sus habitantes y que se encarnan en la muñeca protagonista.

Ya en la segunda hora el espectador se verá de cara al mal que habita en tan siniestra muñeca. Obviamente la muerte no se hará esperar y las escenas de horror traerán consigo las terribles explicaciones.

¿Qué decir al respecto? Annabelle 2 cumple con su objetivo. Por un lado, nos da respuestas y de otro logra retratar el mal de forma coherente como la ha hecho el universo que se abrió con las dos partes del Conjuro y la anterior película de Annabelle. Además, nos da puntadas de lo que vendrá a futuro: Una Monja y un Espantapájaros; ambos siniestros. De la primera ya teníamos referencia pues aparece de forma contundente en el Conjuro 2; aquí apenas se insinúa.

Otro hecho notable es el final de esta cinta que nos presenta otro salto de 12 años al futuro. En él se logra un perfecto y sorprendente empate con la cinta anterior de Annabelle. Incluyendo la aparición de la verdadera muñeca que inspira esta saga de terror.

En conclusión, si bien es cierto que la delantera en estos temas sobrenaturales la tienen las dos cintas del Conjuro, los amantes del género no se verán defraudados, se asustarán y al final saldrán con ganas de una nueva dosis de sustos, miedos y criaturas siniestras. 

Leer más

Por Manuel González
Colaborador Revista Acine
@Manuelg21

VAMOS ACINE

Deseo recibir el Newsletter de Acine

PUBLICIDAD

Responder a la pregunta por los orígenes de la malévola muñeca que conocimos gracias a la primera parte de la cinta del El Conjuro y que en 2014 tuvo su propia película es el objetivo de esta nueva atracción.

PUBLICIDAD

La primera revista de cine comercial en Colombia

VAMOS ACINE

Hablemos de Annabelle 2: La Creación