PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Hablemos de House of Cards

Por Manuel González
Colaborador Revista Acine
@Manuelg21

La serie insignia de Netflix regresa con una nueva dosis de poder, obsesión, traiciones y lo más importante, con momentos y situaciones impensables e inesperadas.

VAMOS ACINE

VAMOS ACINE

La primera revista de cine comercial en Colombia

¿Que se podía esperar después de tan sublime y aterrador final de la cuarta temporada?

La respuesta es simple. Otra tremenda temporada. La fuerza actoral de Kevin Spacey (Frank Underwood) saldrá a relucir de entrada y hará resaltar, como lo ha venido haciendo a lo largo de estos cinco años que lleva la serie, que este es el rol de la vida del múltiple galardonado actor. Sus diálogos, monólogos y expresiones nos demuestran una vez más lo imbuido que está en este papel.

Pero atención, esta temporada está diseñada para Robín Wright (Clare Underwood) quien sin lugar a dudas arrasa con su presencia su vestuario (que en esta temporada es mucho más elegante que de costumbre) y su actuación.

Este matrimonio sin lugar a dudas encarna el mal en la pantalla chica y lo más importante es que nosotros como televidentes deseamos ver como llevan a feliz término sus maléficos planes.

Ahora bien, no se puede dejar de lado la actuación del fiel escudero de Frank en la serie: Doug Stamper (Michael Kelly) su aparente inexpresión y su absoluta devoción por su jefe lo llevarán a extremos impensables. Muy merecida su nominación al Emmy. Quizás es en estos momentos él es mejor actor de reparto que hay en la diversa y variada parrilla de TV.

Regresando al desarrollo de la serie: ¿Se sorprendieron cuando Frank arrojo al tren Zoe en la segunda temporada? Pues prepárense para unas grandes sorpresas en el capítulo 12 (quizás el mejor de la temporada y uno de los mejores de toda la serie).















Otro hecho importante a resaltar de esta serie es su habilidad para adelantarse a la realidad geopolítica del mundo actual. Las relaciones del gobierno estadounidense con Rusia, los grupos terroristas islámicos entre otros dan a la serie un componente de realidad que los televidentes terminamos por contrastar con las noticias que a diario nos llegan por los periódicos o por los noticieros.

En fin, House of Cards nos ha demostrado que las intrigas por el poder pueden llegar a ser de lo más interesantes y atrapantes de este mundo.

Evidentemente muy pronto tendremos noticias sobre la sexta temporada. Ya para terminar, una pregunta final que queda en el aire: ¿En el matrimonio underwood cuál de los dos es mas perverso? Por favor pregúntenselo al terminar el último capítulo de esta temporada.

Larga vida para tan soberbia serie que ya va siendo hora que gane el Emmy como serie dramática del año al igual que sus protagonistas.

Leer más

Deseo recibir el Newsletter de Acine

Cuéntanos como deseas participar en la Revista Acine