• Revista Acine

Jupiter’s Legacy : Una forma diferente de ver a los héroes

Los tiempos cambian y los héroes también envejecen, pero, ¿qué pasa cuando esa responsabilidad debe pasar de generación en generación?

Esa es la premisa de Jupiter’s Legacy una serie que intenta acercarse a su homónimo en las grapas pero que a su vez lanza una propuesta nueva para los espectadores.


Siendo realista, deberíamos tomar la serie como un producto muy alejado de lo que está en las viñetas. Seamos sinceros, muy pocas personas han leído el cómic y conocen la historia a fondo de los personajes, por ejemplo, Paragón es demasiado alejado de su realidad en esta serie. Como lector podría expresarme demasiado acerca del desarrollo de los personajes y de cómo están mal estructurados o de el por qué algunos aún están vivos en la serie.


Aunque realmente deberíamos desglosar la serie en partes, en primer lugar, está la prioridad por el desarrollo de sus personajes a pesar de que los efectos visuales no son muy ricos, Netflix se preocupó mucho por acercarse a lo que realmente existe en las viñetas, como por ejemplo los trajes y su paso de humano común a superhéroe, en segundo lugar los superhéroes tuvieron un trato psicológicos y a algunos les dieron un horizonte nuevo y como punto final su apartado en la edición a veces deja mucho que desear entendiendo que querían evocar a su homónimo. Los flashback son lo más prometedor de esta serie, ya que desde el primer momento que aparecen nos podemos dar cuenta que se tiene una construcción de personaje completa y que el desarrollo en la trama será importante, sobre todo en Sheldom Samsom, que es el personaje principal, una especie de Superman que recibe sus poderes junto con sus amigos en la década de los 30s, creando lo que él llamó 'la unión' y un código que es irrompible, algo así como un trato moral que no les permite sobrepasar sus poderes y tampoco matar. Una regla que durante años sirvió, pero los tiempos cambian y no todos son tan buenos como en los 30.



Basar una serie sobre un dilema moral no siempre es el camino, pero parece que eso es lo que busca esta, los jóvenes ya no quieren seguir o temen por su vida, minimizan los actos y sobretodo pierden el camino, ya que no creen necesario seguir un código que los haga más vulnerables. Por otro lado, tenemos un segundo acto que realmente se desprendió por completo de los cómics y es el trato de Utopian, un dilema moral, un dilema marital y un dilema familiar, que, si bien en el cómic se trata de otro modo, en la serie se le da mucho peso y esto hace en ciertos momentos que se desdibuje y parezca más una novela.


De cierto modo el último acto pretende enseñarnos más a profundidad el conflicto interno y lo que resultó de una lucha en la que los superhéroes casi mueren. Paragón, salido de control mata a un clon de un Blackstar y desde ese momento tenemos la verdadera historia de fondo, que se desliga un poco de lo sucedido en los cómics, la diferencia es muy grande pues tenemos un conflicto interno que se libra más como emocional y no solo esto sino que también conocemos a personajes que puede que sean relevantes en otra instancia la inclusión de los nuevos villanos y una trama que se desarrolla con una traición, tal vez la inclusión de un personaje muy importante como Sky Fox, nos hace sentir que estamos viendo un villano del talante de estos superhéroes pero a su vez nos hace pensar si realmente debería ser el verdadero villano, ya que es muy pronta su aparición y se teje como si fuera el peor, pero realmente tenemos un villano que no es sólido y que termina decepcionando, no por su aparición o su plop twist, sino por su complicada trama. Podría decir que Netflix tiene mucho que dar en una segunda temporada.


Y es que esto es claro apenas tenemos una temporada con pocos capítulos como venía diciendo los fallos se hacen presentes y tal vez esa inclusión lo hace ser un producto muy separado de las viñetas es por eso que no siempre debemos evaluar el producto con su original sino como algo completamente diferente, a veces el leer nos hace sentirnos dueños de la verdad absoluta sin embargo ver series nuevas como productos separados es mejor.

En realidad, sea perfecta o no, Netflix ha apostado por el Millardworld, esta es la primera entrega que nos ofrece tanto a lectores de la obra original como a los amantes de los superhéroes en el medio audiovisual y ambos han quedado muy satisfechos, la realidad es que Jupiters debe mejorar en muchos aspectos pero para ser un producto alejado de su progen le da ese toque mágico, el amor por el nuevo mundo, el amor por los superhéroes, ese trato a los héroes de la época de plata y sobre todo esa trama que sin importar los enredos los convierte en seres más humanos que superheróicos. Conocer al héroe en su faceta natural te hace pensar que todo en esta serie está bien más lejos de los peros y que sin duda existe otra manera de conocerlos.


Por Julian Espitia


Diseñador gráfico profesional en branding, fotógrafo, ilustrador, y amante de los comics, juegos, series y el mundo geek y tecnológico

Instagram: @lrrcomics


7 vistas0 comentarios